Identificarse  \/ 
x
x
x

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La corrupción a veces se presenta como un "cáncer" en la sociedad

El uso de esta terminología indica que se trata de una enfermedad social que comienza en algún lugar del cuerpo y luego se propaga a medida que infecta cada vez más células.

Si esta metáfora tiene algún valor, es importante encontrar la ubicación correcta del problema de corrupción en el "cuerpo de la sociedad". Si no sabe dónde se encuentra la enfermedad, la probabilidad de que pueda curarla es mínima.

Sin embargo, es importante reconocer que, como cualquier enfermedad insidiosa, la corrupción presenta múltiples mitos o pistas falsas para ocultar su origen y eludir los intentos de curación. El siguiente objetivo es pasar a través de cada una de estas pistas falsas e identificar en qué parte del cuerpo de la sociedad podríamos administrar un tratamiento para atacar la corrupción en su verdadera fuente.

Mito 1: estructuralismo

Comenzamos nuestra búsqueda donde muchos investigadores han estudiado las estructuras sociales que pueden albergar la fuente de la corrupción. El aumento en los grandes conjuntos de datos ha permitido un análisis estadístico avanzado de lo que diferencia a los países con altos y bajos niveles de corrupción. Los países dominados por el luteranismo, que son geográficamente relativamente pequeños, que no han tenido una historia de explotación por parte de las potencias coloniales y que son relativamente étnicamente homogéneos, han tenido mejores resultados. Estos resultados de investigación son ciertamente valiosos, pero también están fuera del alcance y la esfera de influencia de las políticas públicas actuales. Así como una paciente de cáncer que pregunta a su médico por una posible cura no se ayuda con el consejo de que debería haber elegido a otros padres, los investigadores a menudo confunden la noción de significación estadística con la importancia de la política.

Mito 2: conductismo

Otro espectro de explicaciones en busca de esta enfermedad se centra en cuestiones de comportamiento como el nivel de integridad y el estándar de ética de políticos, funcionarios y otros grupos profesionales en el sector público. No hace falta decir que un país con altos estándares morales en el servicio civil no sufriría corrupción sistémica. El problema con este tipo de análisis es que las variables explicativas son difíciles de distinguir de lo que se debe explicar. Es casi una tautología decir que lo que explica los bajos niveles de corrupción en un país es un alto estándar ético entre los políticos, los jueces y los funcionarios. En realidad, esta línea de razonamiento no tiene ningún poder explicativo; en cambio, es más una repetición de los datos.

Mito 3: Institucionalismo

La alternativa a las explicaciones estructurales y conductuales es enfocarse en la importancia de las instituciones. Es importante destacar que las instituciones son construidas y reproducidas (y algunas veces destruidas) por los humanos y, por lo tanto, en principio, abiertas para un cambio inducido por la política. El "enemigo", por así decirlo, es al menos, en principio, posible de derrotar. Las instituciones pueden ser formales e informales, por lo que debemos saber cuáles son las más importantes para reducir el nivel de corrupción. Este es un tema en el que la investigación ahora parece proporcionar una respuesta clara, a saber, que la importancia de las instituciones formales ha sido sobreestimada.

Un buen ejemplo es Uganda, que después de numerosas intervenciones de los donantes, ha establecido un marco institucional que, según la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo, fue "en gran medida satisfactorio en términos de medidas anticorrupción". Las instituciones formales de Uganda de regulación anticorrupción obtienen 99 de 100 puntos en el índice Global Integrity del think tank, pero el país es, de acuerdo con las medidas existentes, uno de los más corruptos del mundo.

Otro caso en cuestión es Italia. Los estudios de corrupción en este país muestran una variación notablemente grande entre sus regiones del sur y del norte. Sin embargo, este es un país que ha tenido las mismas instituciones formales durante 150 años. Este resultado implica que el fuerte enfoque en cambiar las instituciones formales nacionales, como la introducción de agencias anticorrupción nacionales especiales, y leyes más estrictas, con toda probabilidad, es una estrategia anticorrupción fuera de lugar. Esto no quiere decir que las leyes nacionales contra la corrupción carezcan de importancia, pero es obvio por el ejemplo italiano que están lejos de ser suficientes. A día de hoy, muchos, si no la mayoría, de los países altamente corruptos tienen leyes formales estrictas contra la corrupción.

Mito 4: Culturalismo

¿Esta falta de importancia de las instituciones formales implica que la corrupción está de alguna manera arraigada en la cultura tradicional de lugares como Sicilia y otras sociedades altamente corruptas? Esta es la comprensión generalizada en antropología, pero, en mayor medida, también en economía. Muchos antropólogos, que son propensos al relativismo cultural, usan la cultura para excusar la corrupción, ignorando en gran medida la gran cantidad de investigación empírica que muestra sus efectos perjudiciales en casi todos los aspectos del bienestar humano. Los economistas, sin embargo, culpan a las culturas en sociedades altamente corruptas, etiquetándolas de "disfuncionales".

La "cultura" a menudo se combina con la orientación moral general de la población en cuestión, pero hay (al menos) dos problemas con esta comprensión de la corrupción. El primero es la falta de apoyo empírico: a los encuestados en la encuesta Afro-Barómetro de 18 países de África subsahariana se les preguntó sobre los siguientes escenarios donde un funcionario: "decide ubicar un proyecto de desarrollo en un área donde sus amigos y seguidores "viven"; "Le da trabajo a alguien de su familia que no tiene las calificaciones adecuadas"; y "exige un favor o un pago adicional por algún servicio que sea parte de su trabajo". Entre el 60% y el 76% de los 25,086 encuestados consideran que los tres ejemplos de corrupción son "incorrectos y punibles", mientras que solo una pequeña minoría considera tales acciones como "nada mal".

Resultados similares han sido reportados desde India. Una clara mayoría de aldeanos en regiones profundamente corruptas de la India respondieron que consideraban "muy importante" que los funcionarios "trataran a todos por igual, independientemente de sus ingresos, estatus, clase, casta, género y religión", y también que los funcionarios públicos "deberían nunca bajo ninguna circunstancia aceptar sobornos ".

El segundo problema con el enfoque "culturalista" de la corrupción es cómo relacionarlo con la política. Culpar moralmente a la cultura de una nación no es muy diferente de decir que "eres una gente deshonesta y mala". Es probable que este no sea un buen comienzo para lograr un amplio cambio de política.

El problema es que estos análisis mezclan la cultura como una orientación moral con las instituciones informales. Debería ser obvio que las instituciones informales y los valores morales son dos cosas diferentes. Los filósofos han abogado por una distinción entre "normas morales" y "normas sociales" como "fundamentalmente diferentes". Las normas morales "justifican el principio normativo pertinente", mientras que las normas sociales consisten en la "práctica social presunta". Por ejemplo, si viaja a un país en el que aprende que la "práctica social presunta" para recibir tratamiento médico para sus hijos es para pagar los sobornos del personal de salud, la mayoría de las personas pagaría. Sin embargo, el padre todavía podría estar moralmente molesto y convencido de que hacerlo es éticamente incorrecto. Del mismo modo, un médico en un sistema de salud sistémicamente corrupto puede desaprobar moralmente la práctica de tomar dinero "escondido en un sobre", pero tiene poco sentido ser el único jugador honesto en un sistema donde esta es la "práctica social presunta" . Las instituciones informales disfuncionales no se deben entender necesariamente como parte de una cultura si, por cultura, entendemos las "creencias" y los "valores" morales.

La fuente: "Reglas en uso"

La pregunta es, entonces, si existe alguna entidad social entre las instituciones formales y la cultura como orientación moral que pueda resolver el problema de dónde se ubica la corrupción en el "cuerpo de la sociedad".

Una respuesta a esto fue presentada por la Premio Nobel Elinor Ostrom cuando sugirió que deberíamos distinguir entre "reglas en forma" y "reglas en uso". Los teóricos de la organización han sugerido que entre la cultura y las instituciones formales existe un tipo de institución informal denominada "procedimientos operativos estándar". Estas son reglas que no están formalizadas, son bien conocidas por los participantes, pero, lo que es más importante, no son necesariamente parte de su orientación moral. Son así similares a lo que los filósofos califican como "normas sociales".

En un entorno completamente corrupto, incluso las personas que piensan que la corrupción es moralmente incorrecta es probable que participen porque no tienen sentido hacer lo contrario. Existe una clara distinción entre entender la corrupción como arraigada en el tejido moral de una sociedad, versus la corrupción como "procedimientos operativos estándar" que pueden obligar a las personas a actuar de maneras que creen que son moralmente incorrectas.

Desde una perspectiva política, esto puede ser una buena noticia. Si bien hay muy poco conocimiento sobre cómo cambiar la cultura (entendida como las normas morales) de una sociedad, hay una cantidad considerable de investigaciones sobre cómo se pueden cambiar los "procedimientos operativos estándar" a través de la acción colectiva. Tenemos ejemplos tangibles de la casi eliminación de prácticas como la fijación de los pies y la mutilación genital de niñas, y cómo las organizaciones han devuelto la confianza a sistemas en los que las personas se habían desilusionado anteriormente.

A través de iniciativas políticas enfocadas en tales "reglas en uso" y "procedimientos operativos estándar", finalmente podríamos desafiar la corrupción en su origen, y proporcionar una cura a largo plazo a una enfermedad que ha afectado a nuestro cuerpo social por un tiempo demasiado largo.

Este artículo es parte de una serie del Día Mundial contra la Corrupción organizada y dirigida por la Iniciativa de Asociación contra la Corrupción (PACI) del Foro Económico Mundial.

 

Fuente: http://www.revistadelfraude.com 

El anterior artículo cuenta con la autorización original de la Revista de Fraude de la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados,ACFE Capítulo México, donde se realizó la publicación primaria, y se autorizó su publicación en Auditool


Regístrese para que pueda comentar este documento

Más Leídas

lateralG3.2