Identificarse
x
x
x

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
facebook Share on Facebook

Tal como lo señala la NIA 315.3 “el objetivo del auditor es identificar y valorar los riesgos de incorrección material, debida a fraude o error, tanto en los estados financieros como en las afirmaciones, mediante el conocimiento de la entidad y de su entorno, incluido su control interno”. Además, la NIA 240.10 señala que el auditor debe “obtener evidencia de auditoría suficiente y adecuada con respecto a los riesgos valorados de incorrección material debida a fraude” y responder adecuadamente a ellos.

El objetivo de la valoración del riesgo en la planeación de la auditoría, es identificar las fuentes de riesgo y luego evaluar si estas pueden haber ocasionado una incorrección material en los estados financieros. Para lograrlo, el auditor necesita conocer a profundidad el negocio del cliente, la industria a la que pertenece y el entorno empresarial; pues sin un sólido entendimiento de la entidad, el auditor puede pasar por alto factores de riesgo relevantes.

El primer paso en el proceso de valoración del riesgo, es realizar la recopilación de información que consiste en recolectar (o actualizar) la mayor cantidad posible de información relevante sobre la empresa auditada. Esta información proporciona un marco de referencia esencial para identificar y valorar posibles factores de riesgo.

La recopilación de la información consta de dos pasos:

  1. Observación e inspección
  2. Reuniones con la gerencia

1. Observación e inspección

La observación e inspección sustentan las investigaciones hechas ante la dirección y otros, y proporcionan información adicional sobre la entidad y su entorno.

El auditor debe observar:

  • Cómo opera y cómo está organizada la entidad.
  • Ubicaciones e instalaciones de la entidad.
  • Estilo operativo de la dirección y actitud hacia el control interno.
  • Procedimientos de control interno.
  • Cumplimiento de políticas claves.

El auditor puede realizar la recopilación de la información sobre la entidad y su entorno, valiéndose tanto de fuentes internas como externas. En muchos casos, el auditor debe comenzar recolectando información de fuentes internas y luego verificarla en contraste con los datos provenientes de fuentes externas. A continuación, se relacionan algunas fuentes de información interna y externa.

Fuentes de información financiera interna

  • Estados financieros de años anteriores
  • Actas de reuniones de la junta directiva
  • Organigramas que identifican los niveles de gerencia y sus respectivas áreas de responsabilidad
  • Plan estratégico del negocio
  • Indicadores clave de rendimiento que vigila la gerencia
  • Presupuestos
  • Información sobre productos, procesos y tecnología
  • Información clave sobre clientes y proveedores
  • Principales contratos y compromisos.
  • Correspondencia con entidades de vigilancia y control
  • Correspondencia con abogados, banqueros y otras partes interesadas.
  • Manuales de control interno.
  • Cartas de recomendaciones emitidas por otros auditores
  • Otros informes, como por ejemplo, actas de reuniones de los responsables de los procesos de la entidad, informes de consultores.
  • Declaraciones de impuestos
  • Políticas contables en uso
  • Juicios y estimaciones

Fuentes de información financiera externa

  • Resultados financieros y no financieros de sus principales competidores
  • Estudios del sector y reportajes de los medios sobre la entidad.
  • Índices relativos de la industria
  • Pronósticos industriales
  • Publicaciones comerciales de la industria
  • Revistas, diarios y páginas web
  • Bases de datos

Una fuente importante de información adicional que, en ocasiones, no es tenida en cuenta por los auditores, es información proveniente de los archivos de los encargos anteriores de auditoría. A menudo, estos informes contienen información valiosa sobre: asuntos a tratar al planear la auditoría, valoración y fuente de posibles ajustes y errores sin corregir, áreas donde hay desacuerdos recurrentes, áreas que parecen ser susceptibles a error; y asuntos relevantes planteados en las reuniones del auditor con la Dirección y con los encargados del gobierno de la empresa.

Próximo artículo: Reuniones con la gerencia... 

 

C.P. Vladimir Martínez R. 

Contador Público (Universidad Santo Tomás), Especialista en Administración de Empresas (Universidad del Rosario), con más de 15 años de experiencia en consultoría de negocios y auditoría financiera, adquirida en firmas de auditoría internacionales, KPMG y PWC. Director de www.auditool.org, una Red de Conocimientos de Auditoría y Control Interno.



Directorio Firmas de Auditoría

Más Leídas