La Evidencia y el Proceso de Auditoría

facebook Share on Facebook

Uno de los elementos que tiene mayor importancia para un auditor en el proceso de auditoría, es la obtención de evidencia que sustente la opinión que se emite como resultado de su trabajo. De acuerdo con la NIA 500 – Evidencia de Auditoría, “(…)El objetivo del auditor es diseñar y aplicar procedimientos de auditoría de forma que le permita obtener evidencia de auditoría suficiente y adecuada para poder alcanzar conclusiones razonables en las que basar su opinión. (…)”. En ese orden de ideas, adquiere especial importancia la selección de procedimientos que han de emplearse, en función de la naturaleza del trabajo contratado, las particularidades de la actividad, proceso o ente examinado, el tiempo disponible, el costo, etc.

Tal como se ha señalado en diversas ocasiones, es fundamental lograr un apropiado conocimiento del cliente, en el proceso de planeación de la auditoría y como un elemento dinámico en toda la actividad de auditoría. El entender el negocio del cliente, sus procesos, - en particular el tratamiento de la información y generación de reportes -, el componente tecnológico asociado, su ubicación geográfica, entre otros elementos, contribuye a que el auditor sea más asertivo en su trabajo.

Hoy día se presentan importantes desafíos para el auditor. La globalización, la tecnología, la legislación cambiante, hacen necesario estudiar con profundidad el tema de la obtención de evidencia. Algunas consideraciones a tener en cuenta al momento de decidir cómo abordar la recolección y procesamiento de la evidencia tiene que ver con: los componentes de estados financieros o procesos que serán objeto de análisis, la oportunidad de realización de las pruebas o aplicación de procedimientos, el uso de muestreo, el tipo de pruebas y su duración, la obtención de evidencia interna o externa, entre otras. Especial importancia tiene la efectividad del control interno del cliente, lo que en ocasiones no es tenido en cuenta por el auditor. Si el control interno es fuerte, la evidencia obtenida tendrá mayor confiabilidad que aquella cuando el control interno es débil.

Las revisiones analíticas suelen aportar información valiosa acerca del comportamiento y proyecciones futuras de una compañía objeto de análisis. Las variaciones significativas de cuentas de un período a otro, pueden ser un indicador de una situación que merezca atención especial. La importancia relativa o materialidad de un componente de los estados financieros, incide en el alcance y naturaleza de los procedimientos aplicados.

De otra parte, es necesario considerar los costos asociados a la aplicación de los procedimientos mediante los cuales se obtiene la evidencia. A veces se desconoce el tiempo y los recursos empleados en el diseño y preparación de pruebas, el cual puede ser representativo. No obstante, debe recordarse que de una buena planeación se obtienen mejores resultados.

Resulta fundamental la documentación de la evidencia obtenida. Además de las normas profesionales e incluso legales al respecto, un debido sistema de documentación facilita la preparación de informes, la preparación de reuniones y revisiones con el cliente, la atención de requerimientos por diferentes instancias. El buen uso de recursos tecnológicos simplifica las tareas asociadas a la conservación y archivo de la evidencia obtenida y garantiza que los informes presentados cuenten con el debido respaldo. 

 

 C.P. Iván Rodríguez

Auditor y Consultor, Diplomado en Alta Gerencia de Seguros y Derecho de Seguros. Especialista en Dirección Financiera y Desarrollo Organizacional, Diplomado en Gerencia de la Calidad, Contador Público de la Pontificia Universidad Javeriana, con 20 años de experiencia en diversas empresas. Amplia experiencia en la elaboración y ejecución de auditorías y revisorías fiscales. Dirección y ejecución de asesorías, consultorías y capacitaciones. Colaborador de Auditool

Bogotá D.C, Colombia 


Imprimir Correo electrónico